inglés portugês
 
Home >> Volver >> artículo
opinar sobre este artículo? el artículo a un amigo/a

Los nuevos cazafortunas

Esta revolución es más visible en los Estados Unidos donde la revista Fortune ya los comparó con el "Triunfo de los Cerdos". Pero es universal. Una camada de profesionales de la alta gestión consiguió recaudar fortunas incalculables, aún con la quiebra de los negocios y la destrucción de varios billones de dólares de valor accionario. A pesar de la rebelión de los accionistas, es poco probable que se estanque el ascenso político y social de dicho grupo.

Jorge Nascimento Rodrigues, editor de www.gurusonline.tv, traducción y adaptación Octubre 2003

Capa da revista FortuneTodavía están presentes los fraudes cometidos durante el período de la "burbuja" con la valorización artificial de las acciones de algunas empresas y grupos norteamericanos, seguidos de la perpetración posterior de mayores ganancias de parte de sus dirigentes, antes de los quiebres. El caso más emblemático de estos escándalos financieros fue Enron.

Con todo, la "rabia accionista" ya se enfocó en otro blanco. La revuelta de los inversores en las empresas públicas alcanzó con fuerza, este año, a los paquetes de remuneración anual y compensaciones en caso de despidos o de demisión de los directores generales - CEO en la denominación anglosajona - de las grandes empresas.

Sin embargo, la historia de este folletín comenzó dos años atrás. Todavía queda por investigar que fue lo que condujo a los CEO y otros directores y ejecutivos más habilidosos y bien apoyados por consultores, auditores y analistas, a aplicar el mecanismo conocido como "darle a la bomba y vaciar enseguida" - o sea, inflacionar primero el valor de las acciones para luego, rápidamente venderlas y hacer fortunas, antes de la bancarrota.

El milagro de los vasos comunicantes

Se sabe hoy que los valores de las acciones en los Estados Unidos cayeron de un pico de 17,1 billones de dólares (trillones, en la designación anglosajona) a 9,9 al final de 2002 - ¡desaparecieron en dos años 7,1 billones de dólares!

Estudio sobre el ahorro de las familias norteamericanas en Conjoncture, Septiembre 2003, Nro. 8 ("Les Etas-Unis, encore et toujours le moteur de l'économie mondiale?"), boletín editado por BNP Paribas

Mientras tanto, por el efecto de los vasos comunicantes, en la riqueza de las familias los activos tangibles (principalmente inmobiliarios) y en los financieros no denominados en acciones (por ejemplo, depósitos) crecieron, en el mismo período, 6,2 billones. O sea, lo que desapareció por un lado, apareció casi por entero, en otro.

Hasta fines de 2002, "se perdieron" por el camino 1 billón de dólares, el 2% de la riqueza de las familias en 1999. El problema es que ese 2% afectó irremediablemente a la familia común americana que creyó en el sueño del capitalismo popular

Hasta fines de 2002, "se perdieron" por el camino 1 billón de dólares, el 2% de la riqueza de las familias en 1999. El problema es que ese 2% afectó irremediablemente a los pequeños y medianos accionistas, a la familia común americana que creyó en el sueño del capitalismo popular, y a los Fondos que manejaban los ahorros de los empleados.

Los accionistas están por descubrir que el mismo fenómeno de los vasos comunicantes se aplica a las remuneraciones de la alta gerencia. La misma revista Fortune ya obsequió a sus lectores con una tapa bien provocadora: "¡Oink! ¡Las remuneraciones de los CEO están fuera de control! - Sepa por qué".

El artículo de la revista Fortune del 28 de Abril de 2003

"Oink" es el gruñido de un cerdo y en la tapa de la edición del 28 de Abril de este año la revista vestía un cerdo con un traje ejecutivo. Al final asistimos al triunfo de los cerdos, en una clara alegoría a la célebre "Rebelión en la granja" de George Orwell. No por casualidad el dossier de la revista abre con un artículo titulado: "¿No tendrán vergüenza?", en la que una cita de la obra de Orwell hacía las honras de introducción.

El triunfo de los cerdos

La falta de vergüenza de estos nuevos señores se manifiesta en las remuneraciones y paquetes dorados de renuncia o retiro.

Los CEO despedidos de las empresas norteamericanas adquiridas o que se fusionaron con otras empresas públicas, se llevaron en término medio, más de 4 a 5 millones de dólares de lo que sería considerado "normal". Un múltiplo de 6 a 9 veces sobre las rentas anuales de los CEO antes de la adquisición o fusión, según un estudio de tres académicos de la Universidad de New York y de Texas. Vender la empresa o empujarla a una fusión, pasó a ser un buen negocio personal.

Otra evaluación hecha por Paul Hodgson, de The Corporate Library - un observatorio del mundo de las grandes empresas - con relación a los años de 2001 y 2002, ya en pleno período de crisis, revela que cada una de las "salidas doradas" del CEO de las 500 mayores empresas norteamericanas pertenecientes al índice bursátil S&P costó, en promedio, 16,5 millones de dólares.

Visite el site de The Corporate Library

Estas partidas con la bolsa llena ocurrieron al mismo tiempo que algunas empresas atravesaban momento muy difíciles - como en los casos de Tyco, Qwest, Lucent, The Gap, WorldCom y AOL/Time Warner. El triunfo de los usufructos habría llegado al máximo: "Con paquetes de remuneraciones de 15 millones para aceptar el cargo y de 16,5 para luego dejarlo, el CEO no necesitaba siquiera hacer mucho dinero durante su ejercicio ni cuidar la salud de la empresa - ¿qué estímulo tendría para moverse a favor de la sustentabilidad de la empresa, de los empleados y del valor para los accionistas, si ya tenía el suyo garantizado?", ironiza Hodgson.

Segun un estudio de la central sindical AFL-CIO, en los EE.UU. el diferencial entre los ingresos anuales de un CEO y el salario medio de un empleado pasó de 42 veces en 1980 a 85 veces en 1990 y a 531 veces en 2001. De ésta línea - para algunos "obscena" - descendió a 281 veces en el 2002.

En la historia del capitalismo, había llegado la hora de los nuevos cazadores de fortunas.

Según un estudio de la central sindical AFL-CIO, en los EE.UU. el diferencial entre los ingresos anuales de un CEO y el salario medio de un empleado pasó de 42 veces en 1980 a 85 veces en 1990 y a 531 veces en 2001. De ésta línea - para algunos "obscena" - descendió a 281 veces en el 2002.

Todavía en 2002, en las 50 grandes empresas públicas norteamericanas que mas gente despidieran - cerca de medio millón de personas - el valor global de las remuneraciones de sus CEO superó los 570 millones de dólares, según un estudio del Instituto for Policy Studies y de United for a Fair Economy.

En Inglaterra, el foso entre las dinámicas de crecimiento de las remuneraciones de los CEO y de los empleados aumentó 6 veces. Según un estudio de la Incomes Data Services, los CEO de las 100 principales empresas que componen el índice bursátil londinense FTSE obtuvieron un aumento de 288% durante la última década - casi un promedio de 30% por año -, mientras que los trabajadores tuvieron un 45% de aumento - o sea, 4,5% por año.

Por su lado, en Francia, durante 2001, según la consultora Proxinvest, los 39 principales PDG (presidente-director general) recibieron una remuneración promedio 554 veces superior al salario mínimo profesional (SMIC). Y según el diario Le Monde, los 20 principales líderes empresariales tuvieron un aumento medio anual de 20,75% en 2002, en plena recesión.

La galería de la infamia

No hay que admirarse, por lo tanto, que saltara la tapa de la olla en las Asambleas Generales. El 2003 fue el año que los medios descubrieron el activismo de los accionistas y se hicieron eco de su "rabia".

La certeza transmitida por los titulares de las secciones de economía y finanzas de los diarios es que los accionistas y los trabajadores son los que pagan la crisis, mientras que el CEO y otros dirigentes empresarios lucran con la misma.

En el Reino Unido, por primera vez en la historia, los accionistas de una gran empresa, la Glaxo Smith Kline, rechazaron en mayo pasado, un paquete de 31 millones de euros que la dirección de la empresa se había auto atribuido y a su líder Jean-Pierre Garnier. Este beneficio chocaba con la caída de 25% en las ganancias, una pérdida del 30% en el valor de las acciones y pobres resultados en el "pipeline" de salida de nuevos productos. Con todo, el voto de protesta no tuvo poder efectivo. Pero fue una señal.

El diario inglés The Independent inclusive creó una clasificación para los dirigentes de las empresas públicas relacionando sus paquetes dorados con la salud bursátil y económica de la empresa. Los lugares de la galería de la "infamia" son regularmente publicados - el ex-líder de British Telecom y el todavía líder de Vodafone ocupan las primeras posiciones.

En Alemania, el Consejo de Administración del grupo Mannesmann AG y su ex-líder Joseph Ackermann (hoy CEO del Deutsche Bank) van a ser investigados por abuso de confianza al atribuírseles hace 3 años unos beneficios de 56 millones de euros para el antiguo equipo dirigente.

Dos personajes ilustres en la historia de la ABB - Percy Barnevick y Goran Lindahl - tuvieron que devolver, el año pasado, mas de la mitad de sus jubilaciones doradas: cerca de 100 millones de dólares que volvieron a los cofres de la muy necesitada ABB.

Por su lado, en Suiza, dos personajes ilustres en la historia de la ABB - Percy Barnevick y Goran Lindahl - tuvieron que devolver, el año pasado, mas de la mitad de sus jubilaciones doradas: cerca de 100 millones de dólares que volvieron a los cofres de la muy necesitada ABB.

También en Europa, pero en Francia, el PDG de Alstom, Pierre Bilger, debido a la presión de los medios y a la judicial, tuvo que devolver 4,1 millones de euros de su indemnización cuando se retiró dejando al grupo en la quiebra. El mediático ex-PDG de Vivendi, Jean-Marie Messier continua en litigio por 20,5 millones de euros de indemnización a los que el cree tener derecho cuando fue separado de la empresa el año pasado.

En EE.UU., Richard Grasso, responsable de la Bolsa de New York, dimitió en septiembre en virtud de hacerse público su paquete dorado de 188 millones de dólares, según The Economist. Aún en plena depresión, el año pasado, los 15 principales dirigentes empresariales mejor pagos de los EE.UU. ganaban en promedio, cada uno 35,8 millones de dólares, según Standard & Poor's.

El propio Jack Welch, ex-CEO de General Electric, un mito de los años 90, comenzó a ser mirado con reprobación a causa de los millones de dólares anuales de jubilación y otros beneficios rebeladas por su ex-mujer durante el proceso de divorcio.

La revuelta de los capitalistas colectivos

Entretanto, los grupos de accionistas comenzaron a actuar. Desde los años 70 vienen surgiendo lo que Peter Drucker bautizó como "capitalistas colectivos", son los Fondos que recogen los esfuerzos de millones de empleados. Desde 2001, algunos de estos Fondos organizaron una red informal que agrupa a Morley Fund Management (inglés), al poderoso CalPERS - California Public Employees' Retirement System y otros protagonistas de Alemania, Canadá, Suecia y Japón. En Canadá se formó en 2002 la denominada Coalición para el Buen Gobierno Empresarial, que incluye 19 fondos muy activos.

Visite el site de CalPERS

Los efectos de éste activismo comenzaron a hacerse sentir. En los EE.UU. cerca de 300 resoluciones de accionistas ya entraron este año en la Securities and Exchange Commission (SEC, la entidad reguladora) proponiendo acciones para alterar la forma en que son remunerados los sectores de la alta gerencia. Una campaña organizada por la central sindical AFL-CIO - quienes tienen voluminosas inversiones en Fondos - motivó el envío de 8000 cartas a la SEC.

En Francia, la Asamblea Nacional relanzó este mes una Misión de Información sobre los salarios de los altos dirigentes de las empresas. El propio comisario europeo para el Mercado Interno, Frits Bolkestein, se pronunció públicamente contra los paquetes dorados de los CEO europeos.

El poder del peaje

Con todo, la cuestión central no reside en las remuneraciones de los CEO miradas individualmente. Las mismas derivan de un "derecho de peaje" como lo denominó Roger Martin, un canadiense, rector de la Escuela de Negocios de la Universidad de Toronto. La cobranza de peaje se ejerce sobre la riqueza generada por las compañías públicas, las que salieron a bolsa. Esta camada de emergente de la alta gerencia se ha afirmado desde los años 70 y, con la "burbuja" de la Nueva Economía, vio la ventana de oportunidad para la gallina de los huevos de oro.

Entrevista con Roger Martin en Gurusonline

El derecho de peaje proviene del hecho que los 5000 ejecutivos que ocupan las sillas en los consejos de administración de las 500 empresas públicas que conforman el índice S&P administran 7,9 billones (trillones, en la designación anglosajona) de dólares. Y lo hacen en nombre de los "capitalistas sin rostro", de los Fondos y de los accionistas dispersos.

El derecho de peaje proviene del hecho que los 5000 ejecutivos que ocupan las sillas en los consejos de administración de las 500 empresas públicas que conforman el índice S&P administran 7,9 billones (trillones, en la designación anglosajona) de dólares. Y lo hacen en nombre de los "capitalistas sin rostro", de los Fondos y de los accionistas dispersos.

Pero el verdadero poder no proviene de esas sillas - deriva de las "conexiones" ya sean formales (otros asientos en los consejos de otras empresas u organizaciones) o informales (las relaciones interpersonales).

En los EE.UU. existe un organismo que se dedica a analizar estas relaciones, se trata de The Corporate Library, a quienes ya nos referimos, quien publicó en septiembre un estudio sobre las interrelaciones entre directores y empresas. Usando una herramienta informática, el análisis realizado por el investigador Jackie Cook abarca 2100 empresas públicas y 20 mil directores en 21500 direcciones y consejos y dispone también de un listado de 1500 organizaciones (fundaciones, organismos caritativos, clubes, "think-thanks" y redes de ex-alumnos) y de 10 mil relaciones de éste tipo.

El estudio reveló el papel central de los 15 personajes con el mayor número de lazos y de las 15 empresas con la mayor red de conexiones - como Verizon, Pfizer, USSteel, Bank of America, AMR, J.P. Morgan Chase, Sara Lee, General Electric, Dow y 3M.

En Francia, hace algunos años, el periodista Gabriel Milési hizo un relevamiento, aunque sin ayuda de software, que fue divulgado en Las Nuevas 200 Familias - las dinastías del dinero, del poder financiero y económico, editado por Belfond.

Los analistas de The Corporate Library opinan que es justamente sobre esta red que deben actuar prioritariamente las reglas de transparencia de buen gobierno. Son estas redes las que toman todas las decisiones estratégicas, incluyendo el atribuirse unos a otros los famosos paquetes dorados.

¿Guerra perdida?

Muchos analistas dudan que esta "guerra" de los accionistas contra los nuevos cazadores de fortuna pueda ser ganada en las próximas décadas, a pesar del creciente peso de la ética en el discurso de los negocios y de la vigilancia constante ejercida por los medios y hasta por "blogs" personales en la Web.

Los nuevos cazadores de fortuna revelan un talento especial para la alta gerencia - tal como la crema y nata de los artistas, de los jugadores y de los gurúes de management y tecnología revelan en sus respectivas áreas, dicen sus defensores. Son "estrellas" y se las disputan en oro, afirman los "cazadores de cabezas" (los "headhunters") para las grandes empresas.

No habría otra alternativa que luchar hasta el límite por un buen paquete dorado, dada la volatilidad de las carreras y de los lugares de CEO, que son cada vez más de rápido desgaste, sujetos al paradigma del pañal descartable - usar y tirar. Jean-Pierre Garnier, de Glaxo, a quien ya nos referimos, declaró al Daily Telegraph "no soy ninguna Madre Teresa de Calcuta".

El argumento esgrimido por las propias grandes empresas públicas es que estos paquetes dorados son una zanahoria indispensable - una "ventaja competitiva" en la atracción de talentos, como explicó a los accionistas Carly Fiorina, la mujer que dirige los destinos de Hewlett-Packard.

"Luego de que el mercado de capitales se recupere - y que los accionistas se sientan mejor de las pérdidas astronómicas - toda esa furia pasará a segundo plano", sugiere el consultor Peter Cohan, a quien le gustaría que las remuneraciones de los CEO fuesen indexadas a un "porcentual del valor" de la empresa, una metodología que acaba de divulgar en su libro Value Leadership.

Pero Roger Martin advierte que lo que está aparentemente
ligado al ciclo electoral y al período de baja bolsista, podrá transformarse en algo "estructural".
Asistiremos a un "choque de clases" entre el Capital colectivo de los accionistas y el Talento de los sectores de la alta gerencia por el reparto de la torta de la riqueza y del propio poder político.

Si fue Cohan, o el rector Martin - el creador del concepto de "peaje" - ambos son de la opinión que el actual ataque a los beneficios de los CEO es fruto de "una estrategia política temporaria", de captación electoral populista encuadrada en los EE.UU. por una parte del Partido Republicano.

Pero Roger Martin advierte que lo que está aparentemente ligado al ciclo electoral y al período de baja bolsista, podrá transformarse en algo "estructural". En un artículo reciente publicado en la edición de julio de la revista Harvard Business Review - la Biblia de los ejecutivos -, opina que asistiremos a un "choque de clases" entre el Capital colectivo de los accionistas y el Talento de los sectores de la alta gerencia por el reparto de la torta de la riqueza y del propio poder político.

En 1951 James Burnham, un ex militante de izquierda de los años 30, transformado en ideólogo de la nueva derecha, habló sobre la "revolución de los ejecutivos" (en el libro The Managerial Revolution) y de su impacto político, pintando a la alta gerencia como la clase dirigente emergente. ¿Se convertirá en realidad la profecía de Burnham?


© Gurusonline.tv, 2003

 
Otros artículos
Peter Drucker a los 92 años: Management es práctica
LA PELICULA DEL MANAGEMENT EN LOS 92 AÑOS DE DRUCKER
CUANDO EL MANAGEMENT DEJÓ EL BIBERÓN
Las compañías globales que nacen en el lugar equivocado
Nokia 10 años de cambio
Un Homenaje a Peter Drucker - Retos en la gestión para el Siglo XXI, por Mário Nunes Caldeira. Una presentación en Valencia, España, 2003
El gran enfrentamiento del siglo XXI
Los nuevos cazafortunas
Peter Williamson y la miopia occidental con respecto a China
Prioridad a la relación personal en la gestión del conocimiento
Serendipidad
Visión & Estrategias
Periscopio al futuro
Todos somos vendedores
Lo Estratégico
La insoportable ineficacia de los planes
i-Gobierno
r+i+e+c – gobierno, el gobierno y la gestión pública en la sociedad del conocimiento
Una India en ascenso en la geo-economía del siglo XXI
Observando el juego oligonómico
«Imitar en forma imperfecta o personalizar lo que se imita puede ser una fuente de creatividad»
Los prosumidores son los canales de comunicación humanos - Un poderoso boca a boca: Los evangelistas de las marcas
El Factor China y la puesta a prueba de la hegemonía de los EE.UU
Ciudades Inteligentes: la nueva "moda" del marketing urbano
El asalto Final - La nueva ola de multinacionales asiáticas
El retador europeo del "viejo" modelo de negocio de las telco
Alibaba.com - el cocodrilo del Yangtze
Skyhook Wireless - el primer sistema urbano Wi-Fi de posicionamiento
Janice Fraser, la reina de la Web 2.0
Lecciones de Innovación, por José Enebral
Trabajadores con talento, por José Enebral
2008: por una información más eficaz, por José Enebral

   autores de la A a la Z
   archivo de temas

 

 
Copyright © 2001 Gurusonline.tv - Todos los derechos reservados.
Una producción www.janelanaweb.com
Ilustracción: Paulo Buchinho
Digital.PT